Círculos de Abundancia

IMG_0070

Los Círculos de Abundancia son reuniones en las que se celebra la abundancia que nos ofrece la Naturaleza en Comunidad. Un día me pregunté, ¿Acaso la Naturaleza te da patatas esperando que le devuelvas los intereses? La respuesta es obvia. ¿Y por qué nosotr@s no funcionamos así? ¿Por qué no damos y confiamos? ¿Puede que haya vida más allá de los mercados y de los paradigmas de la transacción? Pues estas y otras preguntas son lo que pretenden explorar estos Círculos de la Abundancia.

Por dar un poco de contexto, los Círculos de Abundancia son un experimento que se enmarca dentro de la revolución de los grupos de consumo y de los nuevos paradigmas de la economía del regalo o gift economy.

¿Qué son los grupos de consumo?

Hace unos años surgió la genial idea de los grupos de consumo. Son grupos de consumidores que están en contacto directo con agricultores ecológicos a los que piden frutas y verduras por un precio establecido. La idea de los grupos se ha esparcido como la pólvora y está provocando un cambio profundo en los modelos de consumo. Ahora, son muchas las personas que compran directamente al productor y evitan intermediarios y transportes innecesarios entre otras ventajas.

Dentro de este modelo de consumo hay muchas variantes y opciones, muchas de ellas poco o nada exploradas aún. Algunos de los modelos son:

A) Tiendas Asociativas: son espacios que ofrecen productos frescos de productores locales y ecológicos.

Ventajas: no es necesario compromiso estable, comodidad, mucha variedad.

Inconvenientes: poca cercanía y contacto con el/la productor/a, menor conocimiento y control sobre el producto por parte del consumidor; suele ser más caro al haber más intermediarios y gastos de alquiler del local.

B) GRUPO DE CONSUMO: como consumidor, recibes una cesta periódicamente por la que pagas un precio establecido.

Ventajas: es cómodo pues hay poca implicación en la producción, apoyo a pequeños agricultores locales y ecológicos, cuidado a la tierra…

Inconvenientes: poca participación en el proceso, el coste suele aumentar puesto que pagas el transporte y la gestión que realizan los agricultores, poca creación de comunidad y redes de relación.

C) GRUPO DE CONSUMO AUTOGESTIONADO: los consumidores ya no solo son consumidores, participan en la creación de las cestas, pueden acudir a ayudar a la huerta, hay un contacto más estable y fluido con los/as productores/as.

Inconvenientes: necesitas más tiempo.

Ventajas: más participación, más creación de comunidad, más conocimiento de la producción y de tus alimentos.

D) COOPERATIVAS UNITARIAS: Las personas que participan en la cooperativa trabajan en el proceso de producción y son también las consumidoras. Tod@s participan en la gestión de las huertas y el reparto. Se decide en asambleas. Hay cuota fija de colaborador/miembro pero la producción varía según la climatología.

Inconvenientes: necesitas aún más tiempo.

Ventajas: formar parte de una comunidad, conoces a fondo los procesos y la huerta, puees aportar cambios y participar del proceso decisorio…

A parte de esta D) seguro que hay E), F) y un largo etcétera por descubrir o crear… Añado ahora una Y) que hemos experimentado y que es de lo que hemos venido a hablar aquí :).

Y) CÍRCULOS DE ABUNDANCIA: Personas de la comunidad se juntan periódicamente y comparten sus “regalos” sin esperar algo concreto a cambio, sin expectativas. Es un experimento de confianza y cuidado de la comunidad. Los sabios/as siempre nos han dicho que cuándo damos sin expectativas acabamos recibiendo, y este diseño de auto-abastecimiento pretende explorar esa verdad. ¿Qué ocurre cuando das a la comunidad y no esperas nada? Las dinámicas que se generan suelen ser muy enriquecedoras, a la vez que un reto para nuestra comprensión de cómo funcionan las cosas.

Hemos hecho varios círculos y es sorprendente ver la cantidad y calidad de cosas que se han  ofrecido en ellos. Incluso personas con pocos recursos se han movido para ofrecer sus regalos. Y esa es la belleza de estos círculos, que al no limitar demasiado el contenido, las personas se vuelven creativas y miran dentro para encontrar sus propios dones y habilidades. Luminita, una mujer de nacionalidad rumana en una condición económica difícil se enteró de la propuesta y en uno de los círculos trajo dos bizcochos enormes para compartir. Ella sabía que no le poníamos precio… Al final de la tarde fui a ofrecerle su caja para donaciones (cada contribuyente en el círculo tiene una) y ella la rechazó amablemente y me dijo: “No quiero el dinero, solo con ver las caras de la gente y las sonrisas me voy más que satisfecha”.

Como os comentaba antes, este tipo de espacios generan dinámicas de generosidad que se salen completamente de lo esperado. Cuántas más experiencias de este tipo tengo, más me planteo seguir experimentando este camino del dar.

Obviamente, estos experimentos siguen siendo un reto para mi y para mi entendimiento de la realidad. ¿Cómo voy a sobrevivir si solo estoy pendiente de dar? ¿Qué pasa si nadie contribuye? ¿Qué ocurre si el Círculo se llena de personas que solo quieren aprovecharse?

Son preguntas que se van deshaciendo a medida que experimento las consecuencias de la confianza y generosidad radicales :), aunque aún queda mucho camino por recorrer.

Algunas fotos de Círculos de Abundancia:

IMG-20140606-WA0014IMG-20140606-WA0015IMG-20140606-WA0025IMG_3786

 

 

 

 

 

 

Anuncios