Tras los pasos de Mahatma Gandhi

 

De Beatriz Martínez, Leticia Ortega y Joserra González

Durante 13 años Mahatma Gandhi vivió en la ciudad de Ahmedabad, capital del estado de Gujarat, al noroeste de la India. Según cuentan los locales, durante esos 13 años el Sabarmati Ashram fue el corazón de la India. Por allí pasaban líderes políticos, activistas y presidentes, pero también mendigos, vecinos, ganaderos, vendedores…

La labor de Gandhi necesita de una biblioteca entera para ser explicada. Inspiró a las masas a través de sus actos de protesta no violenta y fue fundamental en la independencia política de India, lucho por la igualdad social, por la abolición de las castas y la armonía entre religiones, peleo sin descanso por la igualdad de género, lucho por el respeto a todos los seres vivos, contribuyo directamente a la creación de decenas de organizaciones dedicadas al incrementar el bienestar de la sociedad india. Pero más allá de sus innumerables logros a nivel político y social, Gandhi dejo plantada la semilla de una transformación espiritual profunda de las relaciones con uno mismo y con los demás. Las palabras de Vinoba Bhave resumen bien la importancia de Gandhi en el proceso colectivo de crecimiento espiritual: “Hasta hoy, Gandhi ha sido el fruto de las tradiciones espirituales y la sabiduría de India, y es la semilla de la sociedad que necesita emerger.”

Las semillas que Gandhi recogió de la sabiduría ancestral de la India siguen vivas en el Sabarmati Ashram. Quizá hoy más que nunca desde su muerte.

Una de esas semillas es hoy un gran árbol con una acogedora sombra: Manav Sadhna.

MANAV SADHNA

Manav Sadhna significa “Nuestra Devoción es la Humanidad”. Inspirados por la vida de Gandhi tres jóvenes amigos empezaron a juntarse todos los sábados para pasar su tiempo libre con niños y niñas de los barrios más empobrecidos de la ciudad. Después de 25 años, aquel experimento esporádico se ha convertido en una referencia global de transformación social. Miles de voluntarios de todo el mundo han visitado Manav Sadhna, cientos de organizaciones han germinado debajo de su frondoso follaje, una nueva cultura emerge con humildad del Corazón de la India que late de nuevo 70 años después de la muerte de Bapu (así llamaban a Gandhi cariñosamente: abuelo).

Por una parte Manav Sadhna desarrolla una compleja labor de asistencia social. Con más de 80 proyectos en marcha (ellos los llaman procesos), Manav Sadhna forma parte diariamente de la vida de más de 10.000 personas. O 10.000 personas forman parte de la vida de Manav Sadhna. Los procesos abarcan desde la asistencia directa en situaciones de riesgo sanitario, a guarderías que aseguran la nutrición infantil, o centros comunitarios en los que las mujeres de la comunidad generan sus propios medios de vida. Hace poco acaban de empezar un proyecto para empoderar a 20.000 mujeres de Ahmedabad que trabajan recogiendo basura por la calle sin ningún tipo de acreditación, organización o asistencia social.

Por otra parte, Manav Sadhna es el corazón de la revolución cultural y espiritual que Gandhi instigo a través de su ejemplo. Los valores universales que Bapu promovió siguen brotando y rebrotando. Manav Sadhna es portadora de la antorcha de la generosidad, la empatía, la amabilidad, la escucha, la NoViolencia, el amor incondicional. La práctica constante de estos valores ha creado un caldo de cultivo que ha servido de inspiración a miles de visitantes y voluntarios.

Hoy hay cientos de organizaciones interdependientes que inspiradas por su labor trabajan con los mismos principios. Uno de los ejemplos más inspiradores es Seva Café, un restaurante que ofrece sus servicios sin pedir un precio concreto a cambio. La idea es confiar en la honestidad de los clientes y ofrecer una experiencia única de generosidad incondicional. El ambiente que se crea es impagable. Y ya lleva 7 años funcionando… Dentro del ecosistema social también están Gramshree, ESI, Craftroots …  Y no solo en Ahmedabad, la generosidad y amabilidad extienden sus alas en otros lugares de India y el Planeta con raíces inspiradas en el Sabarmati Ashram: Service Space,  Sacred Capital en Bombay, Urban Ashram en Pune o Awakin, son solo algunos ejemplos de organizaciones y movimientos sociales que han sido inspiradas por Gandhi y Manav Sadhna.

 A LOS HOMBROS DE BAPU

Joserra tuvo la suerte de conocer Manav Sadhna y todo este ecosistema social a través de un amigo que trabajaba en Arquitectos sin Fronteras. Sus historias le inspiraron a ir a India para aprender de la organización. Por 2 años sirvió en los slums de la ciudad en proyectos de deporte y agricultura urbana, pero como él dice: “Después de un tiempo era difícil decir quién estaba sirviendo a quién”. “El valor más grande que me llevé de mi experiencia en India han sido las amistades nobles. Compartir la vida con personas que se preocupan de los demás y que están dispuestas a darlo todo por dejar un mundo mejor es el mayor regalo que pudiera tener”.

Joserra tiene en mente establecer un programa de intercambio cultural entre Europa e India. “La unión de las culturas europeas e indias puede ser un puente precioso hacia un mundo más amable y generoso. El Ashram de Gandhi y el ecosistema social que ha derivado de él es un espacio importante para la transformación cultural que estamos viviendo. Pasar un tiempo rodeado de este ambiente y estas personas es una experiencia muy transformadora que te hace reconectarte con tu esencia, con tus prioridades, con tus valores.”

LETI Y BEA

La experiencia de Joserra animó a otros amigos a unirse por un tiempo a la aventura. Hace unos pocos días llegaron a India Beatriz, su hijo Martín y Leticia.

Según cuenta Leticia: “En Enero de este año conocí a Joserra y Beatriz, acababa de regresar a Burgos después de 8 años trabajando como profesora de Secundaria en Salamanca.

Cada año que he pasado en educación me ha hecho cuestionarme más y más qué es la educación, cómo aprendemos, cómo y desde donde educamos y sobre todo qué necesitamos aprender y para qué.

No encontré las respuestas ni en libros ni en cursos así que tomé la decisión de parar para desaprender lo que no me servía y seguir mi intuición de lo que sí es necesario saber para poder ser honesta con mi profesión.

En los meses previos al viaje Joserra nos contaba sus experiencias en la India, nos ha hablado de la gente de Manav Sadhna, de la generosidad radical, de Gandhi… Cuando nos dijo que regresaba quise sumarme. Es un regalo poder acompañarle.

Desde que hemos llegado a India han sido varias las ocasiones en las que he tenido que pellizcarme para corroborar que sí, estoy aquí y no estoy soñando. No lo digo por la comida, los contrastes, los colores o los aromas de los que la gente me hablaba cuando les contaba que iba a India, que también, sino por todas las personas con las que vamos encontrándonos y compartiendo.

Jamás he recibido tanto amor, tanta generosidad, tanta atención y no de una única persona sino de todas y cada una con las que me he encontrado y de una forma tan altruista.”

En la misma línea Bea remarca: “Conocí la India en un viaje turístico hace 20 años, me cautivó y supe que volvería. Quería poner un paréntesis en mi trabajo en la empresa familiar y en mi rutina diaria en Burgos y esta era la ocasión de realizar mi sueño.

Sabía por Joserra que en Ahmedabad hay varias organizaciones y en cuanto supe que él regresaba en noviembre quise acompañarle para aprender de ellas y poder aportar mi granito de arena. La vida me ha dado muchas cosas por las que estoy agradecida y es una buena oportunidad para compartirlas con los demás.

También pensé que era una buena oportunidad para que mi hijo Martín de 14 años aprendiera inglés y para que abriera su mente y su corazón a otras maneras de vivir y a otra escala de valores diferente a la occidental…

La India me está dando mucho más de lo que nunca imaginé, además de sus colores, sus aromas y su maravillosa cultura, he podido observar desde el primer día que tras su sonrisa natural y su profunda mirada se practican principios predicados pero no aplicados en Europa.

En el ashram de Ghandi en el que colaboramos he podido sentir y vivir valores muy importantes para mí: Se comparte con alegría  en lugar del mero consumismo. Se vive en comunidad, enriqueciéndonos unos de otros en lugar de la soledad cada vez mayor a la que nos lleva nuestra cultura. Se tiene la sensación de abundancia dentro de la pobreza frente al sentimiento se escasez que he podido sentir en tantas ocasiones en España. Aquí siempre tienen tiempo para compartir una buena conversación y te ofrecen generosamente  una taza de té o un plato de arroz.

Hay un centro que me gusta especialmente, donde se respira armonía y donde en el mismo edificio conviven en plena naturaleza niños de un orfanato junto a adolescentes que vienen a estudiar de las aldeas junto a (no repetiría junto a, sino y o además de) ancianos que viven en la residencia. Mi colaboración allí es un voluntariado “a mi medida.” Disfruto jugando con los niños más pequeños, dando masajes a las personas mayores, ayudando en la cocina y sirviendo en el comedor. Aquí se respeta mucho a los mayores y se aprende de ellos. El otro día oí aquí esta frase “cuando muere un anciano es una biblioteca la que arde.”

Otras cosas que me han chocado de la cultura local: el 95% de la población es vegetariana y en Gujarat (el estado donde estamos) está prohibido el alcohol, nos descalzamos al entrar en cada casa, no hay cubiertos y se come con las manos, los pitidos de los coches nos alegran el día y protegerse de los mosquitos con mosquiteras por la noche es una rutina más.”

La India no deja a nadie indiferente, y menos aún la estela de Mahatma Gandhi y los muchos seres humanos que desarrollan su mensaje atemporal y universal de amor al prójimo, armonía y unidad.”

¡Imaginaos la cantidad de aprendizajes que se pueden sacar de un ecosistema social así! A nosotros también nos daría para llenar una biblioteca entera. Y quizá la llenemos 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s