EXPERIENCIAS (I): CÍRCULOS AWAKIN.

Experiencias es una serie de artículos en los que Joserra reflexiona sobre diferentes movimientos sociales, organizaciones, espacios, grupos o ecosistemas en los que ha participado y colaborado: ‘tod@s estos procesos me inspiran para seguir creciendo y aprendiendo. Para mi estos son algunos de los ejemplos de diseño, organización y humanidad más brillantes e inspiradores que he encontrado en estos últimos 10 años.’

La intención esencial de estos artículos es encontrar ‘los regalos’ de cada espacio, organización o movimiento social, las cuestiones referentes al diseño que favorecen la innovación y la transformación social hacia mayores niveles de conexión, justicia social, felicidad y bienestar. Muchos de estos ejemplos son replicables e integrables de distintas formas en nuestras organizaciones, nuestros grupos.

El primer espacio sobre el que comparto son los círculos awakin, círculos de silencio y comunidad facilitados por voluntari@s. Analizo el diseño de los círculos, el marco en el que surgen y se cuidan, así como matices  transformadores que he encontrado en su proceso creativo y participativo. Este es un proceso analítico basado en mi propia experiencia, y no tiene porqué corresponder con la experiencia de otros voluntari@s de ServiceSpace/awakin. 

 

CÍRCULOS AWAKIN
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Primer círculo awakin en Banyan Grove, California
1. ¿QUÉ ES AWAKIN?

Awakin es un juego de palabras entre awakening (despertando) y kin (Amistad- comunidad). Los círculos empezaron en California con la sencilla intención de compartir práctica contemplativa, sin gurús, con apertura para que cada cual desarrolle su práctica personal en un espacio compartido. El lenguaje común es sencillo: el silencio. La primera hora de reunión los participantes se sientan juntos en silencio para llevar a cabo sus diferentes prácticas contemplativas. Después de la primera hora de silencio (sin más ornamentación), se lee un texto de fuentes diversas cada vez y se abre un círculo en el que se comparten historias, reflexiones sobre el texto etc; el círculo es un espacio abierto en el que conectar con otr@s desde el respeto, la tolerancia y la escucha activa. La gente comparte reflexiones sobre el texto, historias inspiradoras de la semana, experiencias personales, sentimientos… Después l@s anfitriones/as invitan a la cena a todos los participantes (con ayuda de voluntari@s en la preparación); la cena se hace en silencio.

¡Así de sencillo! 🙂 Este formato simple e integrador ha trascendido la casa dónde se facilitó por primera vez y muchas personas se han inspirado para replicarlo en sus ciudades y pueblos, siendo ahora más de 100 los círculos que se facilitan voluntariamente y de forma no transaccional por todo el mundo :). No hay centralidad gestora o pirámide organizacional en awakin; los anfitriones y cuidadores locales son responsables de cuidar ese sencillo formato, el respeto entre las personas y la intención de los círculos.

2. LAS RAÍCES: VALORES CREATIVOS.

rishi-deep-gqJdo1BiOSQ-unsplash

No es fácil que una iniciativa se mantenga durante décadas, más cuando es no transaccional, gestionada enteramente por voluntari@s y ofrecida como un regalo incondicional a la sociedad. Cabe preguntarse entonces, ¿cuáles son las raíces que hacen que los círculos awakin funcionen y sean resilientes en el tiempo?

Los círculos awakin se desarrollan bajo el paragüas de la plataforma internacional de voluntariado ServiceSpace (previamente CharityFocus). Esta plataforma es en sí misma un experimento de generosidad incondicional que lleva casi 30 años funcionando. En medio de la vorágine consumista y materialista de Sillicon Valley en los años 90, varios jóvenes decidieron responder al paradigma dominante de consumo y competición con reflexión, cuestionamiento noviolento y transformación personal. ¿De verdad es éste el modelo en el que queremos vivir? ¿Hay alternativas? ¿Se puede diseñar una vida desde el dar? ¿Cuál es la relación entre la evolución personal y la evolución social? A medida que reflexionaban sobre estas y otras preguntas, los jóvenes exploraban las respuestas de forma experiencial. Iniciaron los círculos awakin, o emprendimientos como las tarjetas sonríe, el Karma Kitchen y tantos otros experimentos de generosidad.

La fuerza motora de lo que hacían era principalmente esos pequeños gestos altruistas, esa generosidad primaria. Y según aquellos voluntari@s iniciadores de ServiceSpace, esos pequeños gestos siguen siendo la columna vertebral de lo que hacen a día de hoy.

A medida que iban experimentando más con la economía de la dádiva (regalaron cientos de páginas web a movimientos sociales y ONGs en sus tiempos universitarios y post-universitarios), se dieron cuenta de que un ecosistema, una red, estaba surgiendo. Pero, ¿cómo organizar esa red de voluntari@s que surgía de forma orgánica y casi espontánea? ¿Cómo diseñar un esfuerzo organizativo inclusivo de diferentes formas de generosidad, de una forma descentralizada y orgánica? ¿Cómo diseñar ese proceso colectivo poniendo en el centro a las personas y a las relaciones?

Por una parte ServiceSpace incorporó tres valores creativos (creative constraints), tres valores funcionales fáciles de recordar que favorecen un lenguaje común, un entendimiento común a lo largo y ancho de todo el espectro de implicación, de todo el ecosistema. Estos valores aparecen descritos en su página web en castellano:

  1. Ser voluntari@s.

ServiceSpace fue fundado por voluntari@s y es administrado por voluntari@s. No hay personal asalariado, ni oficina, ni instalaciones centrales. Todos los programas de ServiceSpace son concebidos, diseñados, implementados y administrados por personas que desinteresadamente dedican su tiempo para que otr@s puedan beneficiarse de su labor.

Con la base de más de 20 años de experiencia en una infraestructura administrada por voluntari@s, hemos desarrollado un proceso simplificado que facilita los proyectos de manera distribuida y descentralizada. Esto permite que más voluntari@s brinden pequeños períodos de tiempo y a la vez servicios de alta calidad.

El hecho de ser voluntari@s nos permite auto-organizarnos orgánicamente. En lugar de jerarquías y planes de negocio prefabricados, nuestra infraestructura de voluntarios es dinámica, de bajo costo y abierta a cambios radicales. Todo se basa en las relaciones y la presencia, y eso crea un contexto poderoso para ser el cambio.

Continuamos aprendiendo y observando la potencia transformadora de las acciones voluntarias colectivas. Como dijo Margaret Mead: “Nunca dudes de que un pequeño grupo de personas reflexivas y comprometidas puede cambiar el mundo, de hecho, es lo único que lo hace”. No podríamos estar más de acuerdo.

movedbylove

2. Servir con lo que tenemos.

Hemos elegido un camino ligeramente diferente al de la mayoría de organizaciones sociales, y optamos por no centrarnos en la recaudación de fondos, subvenciones u otras fuentes de ingresos; por ejemplo, ninguno de nuestros sitios web contiene ningún anuncio. Todos los servicios que se distribuyen son dotados sin ningún costo. Por lo tanto, servimos con el apoyo y los recursos que surgen espontáneamente cuando las personas se sienten realmente conmovidas para dar.

Los proyectos de ServiceSpace están construidos dentro de un sistema de economía del regalo/dádiva, un sistema económico en el cual los bienes y servicios se dan libremente en lugar de intercambiarse. En una economía de mercado tradicional, la riqueza se incrementa mediante el ahorro. En una economía de la dádiva, el dar conduce a un aumento: un aumento en las conexiones y la fortaleza de las relaciones.

Nuestros servicios se brindan libremente, sin pedir nada a cambio. En lugar de la escasez y el miedo a un futuro incierto, nuestro segundo principio nos enraíza en la abundancia y la confianza. Nos hemos dado cuenta de que con el tiempo, si sirves con intenciones puras, los niveles de gratitud de la gente se desbordan. No dan para satisfacer una necesidad, dan como expresión de su propia solidaridad y alegría. Estos regalos genuinos, sin importar cuán pequeños o grandes sean, nos sostienen.

young-boys-save-dog-from-reservoir

3. Concentrarse en lo pequeño.

Nuestro intento es hacer “pequeños gestos con gran amor”. Como dice nuestro lema: ¨Cámbiate a ti mismo, cambia el mundo¨. En nuestra experiencia, si comenzamos teniendo el objetivo de cambiar el mundo, podemos sentirnos un poco decepcionados con nuestras habilidades, pero cuando comenzamos con nosotr@s mism@s, notamos que las ondas que generamos continúan creciendo y a medida que más personas empiezan a hacer pequeños gestos, en conjunto tenemos todo el potencial para cambiar el mundo. Igual que cada fragmento de un holograma contiene información del todo, sentimos que prestar atención al proceso, al momento presente a través de los pequeños gestos, nos da información valiosa para convertirnos en instrumentos de un cambio sistémico más grande.

Así es como ServiceSpace hace que las cosas sucedan. Pero, en esencia, el motor que impulsa a la organización es la inspiración, pura y simple. Aprendemos l@s un@s de l@s otr@s, nos estimulamos un@s a otr@s, nos ayudamos un@s a otr@s y con frecuencia nos sorprendemos mutuamente. Claro, nos conmueven las palabras y las vidas de grandes hombres y mujeres como Gandhi, Martin Luther King Jr. o la Madre Teresa, y también las de muchos amig@s de hoy, que con su ejemplo, historias e inspiración son el verdadero sustento de esta red de redes, diversa y poli-cultural :).

Estos valores creativos y la plataforma de ServiceSpace conforman el contexto internacional en el que surgen los círculos awakin. Para entender las raíces y la intención de estos círculos es útil haber indagado previamente en el contexto de esta red de voluntari@s. Los más de 100 círculos locales que se facilitan mensual o semanalmente también se cuidan considerando estos valores creativos, que invitan al altruismo, la abundancia y la alegría de lo pequeño.

Como veremos a continuación, este contexto genera todo un campo creativo diferente e interesante, lleno de matices. Los círculos awakin no son solo círculos de silencio y compartir, son también una incubadora de amistades, nuevos proyectos, nuevas realidades.

 

3. MATICES DEL CAMPO CREATIVO DE SS/ AWAKIN.

 a. ESTADO PERSONAL

¨En cualquier acción, la volición, la intención de la acción, es la que determina el efecto espiritual de la misma.¨

 

El estado interior de anfitriones y cuidadores de estos círculos marca una gran diferencia en la realidad que viven los participantes en cada círculo. Como comenta muchas veces Nipun Mehta, uno de los iniciadores de esta iniciativa: ‘todo este trabajo externo lo hago para cultivar mi ecuanimidad y mi capacidad de amar.’

Una parte del trabajo ocurre hacia fuera, pero las personas que profundizan en el auto-conocimiento empiezan a poner parte de la atención también en el mundo interior. Las personas con más experiencia que conozco siempre comentan que el estado interior de amabilidad, de calma, de equilibrio, tiene una influencia enorme en el resultado de nuestras acciones y en ‘el ambiente’ que creamos a nuestro alrededor. En mi propia experiencia también he contrastado esta hipotésis muchas veces, ¿y quién no? Nuestro estado emocional se infiltrá en la realidad en la que estamos, bien sea en el trabajo, en familia, con los amig@s o en cualquier otro contexto. Cuando nuestra atención incluye nuestras emociones, pensamientos y sensaciones, entonces somos más capaces de actuar desde la respuesta consciente y no desde la reacción o desde patrones inconscientes que afectan a l@s demás y a nosotr@s mism@s.

En ServiceSpace, ese trabajo interior es la base de todo lo que se hace. Y esa sabiduría no es algo propio o único de este movimiento social; se puede encontrar en multitud de tradiciones. ´Ayer era inteligente e intentaba cambiar el mundo, hoy soy sabio he intento cambiarme a mi mismo.´decía Rumi; o Gandhi: ‘Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo.´ etc.

Gandhi, un referente de transformación social y personal, era consciente de que un cambio externo sin un crecimiento en la autoconsciencia siempre sería limitado, así como un cambio interior sin compromiso con los cambios sistémicos externos también sería insuficiente.

En la interacción con la sociedad, y en particular en estos círculos en los que las personas están haciendo un trabajo personal, el cuidado del propio jardín interior aparece incluso aún más relevante para los cuidadores/ facilitadores. En el caso de los círculos, lo que he percibido muchas veces es que si el anfitrión/ cuidador está estresado o agitado, esa energía se inflitrá en el círculo más profundamente que si ese mismo estado mental lo trae otro participante. ¿A qué se debe esto? Los cuidadores/ anfitriones son referentes sutiles. Cuando una persona llega a cualquier espacio nuevo, busca referencias para entender el funcionamiento, las dinámicas sutiles. Normalmente miramos a los anfitriones o cuidadores para entender mejor cómo funciona el grupo, el espacio colectivo. En la observación de las personas con más experiencia o contexto encontramos códigos, lenguajes, anclas, que nos sirven para adaptarnos a los lugares nuevos. Con el tiempo, las personas nuevas se aproximan al círculo con un entendimiento más amplio de su espíritu co-creador, pero las primeras veces, la experiencia interna que transmiten los anfitriones suele ser determinante para compartir la intención y el espíritu de bienvenida, no juicio y acogida de los círculos.

Lotus-Flower-HD-Wallpapers

b. UNIDAD EN LA DIVERSIDAD. TATVA Y TANTRA.

La transformación personal es la base de la propuesta de awakin y ServiceSpace. ¿Cómo puedo crecer en tolerancia, en amabilidad, en generosidad, en amor incondicional? Obviamente esta no es una propuesta nueva, pues es una propuesta que está en la base práctica de muchas tradiciones espirituales.

Pero, ¿por qué hay tanta gente que resuena con iniciativas como awakin o ServiceSpace a día de hoy? La respuesta es compleja, pero creo que una gran parte de este éxito tiene que ver con el componente universal, integrador, del diseño de estos espacios. Para explicar este componente integrador, universal, necesito recurrir a dos de las cinco palabras que conozco en sánscrito: Tantra y Tatva, :). Escribo sobre ello en mi blog Sarvodaya:

Tantra significa método, Tatva significa intención.

Tantra se refiere a un método para lograr algo. En el desarrollo espiritual hay muchos métodos (tantras) como el yoga, la meditación, el karmayoga, la oración… Del mismo modo, en la evolución social también podemos encontrar muchos métodos, en cualquier sector que mires. Hay muchas formas de hacer agricultura ecológica, muchas formas de entender la justicia restaurativa, muchas formas de construir una casa sostenible, muchas formas emergentes de rediseñar la gobernanza y el liderazgo…’

Tantra se inclina más hacia la belleza y la necesidad de la forma, lo manifestado.

‘Por otro lado, Tatva significa intención. Y podemos decir que también hay muchas intenciones, subyacentes a la evolución espiritual y social. Pero, si comienzas a eliminar capas, la intención puede llevarte más cerca del corazón común de la humanidad. No tod@s podemos unirnos y reunirnos en la capa de los métodos, pero tod@s podemos reunirnos en la capa de la intención, la intención de bondad para tod@s, de bienestar para tod@s.

‘Creo firmemente que toda la humanidad tiene en su corazón el deseo de que todo el mundo sea feliz, esté sano, se desarrolle plenamente. Queremos felicidad para tod@s. Puede que tengamos capas dentro de nosotr@s mism@s que no siempre nos permiten conectar con esa intención, pero esa intención está ahí. Solo porque no podamos ver el sol en un día nublado, esto no significa que el sol no esté. El deseo del Bienestar Universal es un propósito relativamente dormido en el corazón de la humanidad, pero eso no significa que ese deseo no esté en el corazón de tod@s´(…).

Tatva se inclina más hacia la belleza y la necesidad de lo no manifestado, de lo informe, del lugar vacío y lleno en el que los corazones se encuentran con más facilidad.

De hecho, todos l@s yoguis que han progresado lo suficiente en el camino interior llegan a este mismo espacio de intención: servir a la humanidad. No importa qué métodos utilizaste para llegar a esa transformación interna, no importa que métodos utilizarás después para contribuir en la sociedad, cuando llegas a ese espacio interno la intención es la misma. Para una monja budista, para un monje cristiano, para un ateo espiritual, para un practicante musulmán, para un meditador laico, para un karmayogui, etc. La intención que surge durante y después de cualquier tipo de camino espiritual realmente transformador es el bienestar de tod@s los seres vivos.

Aunque deshacer todo de método me parece una idea imposible (sería como intentar separar la forma de lo sin forma en lo físico), reducir la preponderancia de los métodos parece una necesidad de los tiempos modernos, o quizá acompañar a los espacios de enseñanza metodológica con espacios más abiertos, más enfocados en la intención, en el Tatva.

En el caso de awakin, los círculos incluyen y dan la bienvenida a toda la variedad de métodos, perspectivas, entendimientos, filosofías… De hecho, el rol como cuidadores del espacio suele ser mantener el espacio abierto a todas a esas perspectivas diferentes, para que siga siendo un foco de diversidad y humanidad. Los cuidadores más hábiles que he conocido suelen ´quitarse de en medio´, apoyar la generación de espacio para que todo pueda ser expresado. Por supuesto la línea roja aquí es el sentido común de la tolerancia y el respeto al otro. La noviolencia es un buen referente de intención que también nos puede servir para establecer límites amables que solo se hacen rígidos en casos muy raros y puntuales, cuando esa línea de tolerancia que suele marcar el sentido común se rebasa.

De nuevo, no creo que haya organización perfecta o tecnología social perfecta, pero me parece encomiable que los círculos pretendan mantener una esencia universal que ponga el foco en las personas, en sus historias, sus aprendizajes, sus experiencias. Es lógico que cuando se organiza algo surjan voces para organizar más, o enfocar más el método o añadir esto o aquello. En la experiencia de cientos de círculos, cuanto más se atañe uno a la sencillez del formato, a la esencia de apertura y a la intención de bienestar para tod@s, más se mantiene la naturaleza regeneradora del espacio.

 

c. MÁS SOBRE LOS PEQUEÑOS GESTOS ALTRUISTAS.

El valor creativo de los pequeños gestos ayuda a disminuir la tensión que suele generar la gestión administrativa y la necesidad de controlar o centralizar que con tanta frecuencia debilita los movimientos sociales y espacios colectivos.

De hecho el sistema de ‘gestión’, si es que se puede llamar así, son los pequeños gestos altruistas y las historias que surgen de ellos. En el contexto awakin/ServiceSpace, parece que cuanto más se implica un@ en esos pequeños gestos invisibles más puertas se abren de forma natural. La colaboración no se da generalmente por estrategia, sino por sinergia colaborativa. Por ejemplo, la gente que llega antes a colaborar y preparar el espacio y la cena se reparte normalmente los roles de facilitación para el círculo, o quién envía el siguiente correo. La lógica de la sinergia por encima de la estrategia implica que generalmente la colaboración ocurre primero desde la conexión entre corazones, la confianza creciente entre las personas derivada del progreso relacional, que se suele dar a la par que las personas colaboran y se implican en esas ‘cadenas de pequeños gestos altruistas’.

Las personas que más se implican en esos pequeños gestos desde su propio llamado interior, suelen acabar colaborando de forma espontánea, fácil y orgánica, sin que eso implique una negación de diferencias u opiniones distintas; eso sí, la base que surge de esas relaciones de ‘contribución indondicional’ suele tener una naturaleza diferente a otro tipo de relaciones; es lo que en el Budismo llaman ‘amistades nobles’, amistades cuya base es el trabajo de crecimiento personal y de contribución altruista al Bien Común, al Bienestar Universal. Esa base de amistad noble genera un campo creciente de bondad y confianza que construye poco a poco la base para colaboraciones más sostenidas, y cambios cada vez más expansivos y sistémicos. 

 

d. MOBIOSIDAD.

Otro aspecto contextual importante en awakin es la Mobiosidad. La mobiosidad es un neologismo que en el contexto de las organizaciones o espacios colectivos indica apertura, inclusión y movimiento. En cualquier espacio colectivo suele haber una tendencia a la endogamia. Con el paso del tiempo se van desarrollando lenguajes comunes, historias comunes, entendimientos comunes. Esto puede generar sin que nos demos cuenta un sentimiento de dentro y fuera, ´barreras invisibles´que dificultan un sentido abierto de pertenencia. En los círculos de ServiceSpace se intenta favorecer por diseño un sentimiento constante de inclusión. No importa si has venido una vez o si vienes todos los días, al fin y al cabo es la humanidad de cada cual la que conforma cada círculo awakin, cada círculo nuevo. En ese sentido, como dice Ari en su artículo: ‘tod@s somos siempre nuev@s en el círculo’.

 

preeta3
La cinta de Moebious

 

Otra metáfora que sirve en este contexto es la de las puertas pegajosas. Muchas veces, en ciertos espacios sociales sentimos que es muy difícil entrar, y también difícil salir, como si las puertas tuvieran pegamento. En el diseño de estos círculos awakin subyace la idea de ´puertas no pegajosas´, a través de las cuales es fácil salir y entrar, cuando uno quiera. En movimientos sociales y ONGs esta cualidad de la mobiosidad me parece de lo más interesante y transformadora. ¿Cómo podemos seguir fortaleciendo esa mobiosidad, esa sensación de apertura y dinamismo dentro-fuera en cualquier movimiento social u organización? ¿Cómo nos es útil la perspectiva de mobiosidad en otros contextos? A la vez que generamos mobiosidad, ¿cómo se cuida la esencia/intención del espacio en contextos tan cambiantes? Exploraremos estas preguntas más a fondo en subsiguientes artículos.

En el contexto awakin la esencia constante de bienvenida e inclusión es muy importante, pues se pretende hacer sentir a todo el mundo como en casa. A parte de preparar su mundo interior, los anfitriones/cuidadores se afanan por crear un ambiente cómodo para tod@s: embellecen la casa, saludan en la puerta, ofrecen bebida, indican el lugar para dejar las cosas etc. Tod@s esos pequeños detalles también son parte de las raíces del espacio, de la magia invisible que genera la magia visible. En esos cuidados, el componente inclusivo es importante en la medida en que los anfitriones suelen ser conscientes de la importancia de no crear diferencias entre nuevos y antiguos, o de apoyar y estar más pendientes de las personas recién llegadas, o abrir el círculo de una forma u otra según quién esté presente.

 

e. TRANS-ORGANIZACIONALIDAD. 

Durante mis años en India y en colaboración con algunas de las organizaciones sobre las que escribiré, suele sobrecogerme una sensación maravillosa de pertenencia, pero pertenencia a algo que es mucho más grande que cualquier organización. Muchas veces nuestro ideal de pertenencia se queda en la capa del método, o de la organización o del grupo concreto. Mirar más allá de lo organizativo permite ver la organización natural de las cosas. Cuando nos conectamos con la Naturaleza como fuente última de cualquier organización humana esto implica unión.

Igual que el binomio Tatva-Tantra puede servir para entender la necesidad de combinar espacios de método con espacios de no-método, el binomio organización – trans-organizacionalidad puede servirnos para mantener un pie puesto en el espacio de lo organizativo, y otro en el espacio que va más allá de lo organizable.

Jiddu Krishnamurti explora los límites de lo organizativo en ésta parábola:

‘Una vez el demonio y un amigo suyo estaban caminando por la calle. Entonces vieron que más adelante había una persona que se agachaba y recogía algo del suelo.

El amigo le dijo al demonio: ‘¿Qué ha recogido esa persona?’

‘Ha recogido piezas de la Verdad’, dijo el demonio.

‘Esta es una muy mala noticia para ti entonces’, respondió el amigo.

‘Oh, para nada. Contestó el demonio con una sonrisilla. Les voy a dejar que lo organicen.’

Definitivamente organizarse en torno a valores y principios humanos no es fácil. Y más cuando el foco está puesto en los motivadores intrínsecos (bienestar personal, evolución personal, generosidad…) y no en los extrínsecos (dinero, reconocimiento, gestión de recursos…) que son más fácilmente organizables en la medida en que suelen requerir métodos de gestión más directivos, claros y tangibles. Por eso creo que la perspectiva de la trans-organizacionalidad es importante, porque nos puede ayudar a devolver el foco a las relaciones, al apoyo interpersonal incondicional. Cuando tenemos en nuestra conciencia esta percepción, podemos reconectar más facilmente con la idea de que más allá de lo que organicemos, están las personas, el sentimiento compartido de humanidad, el tatva de deseo de bienestar para tod@s. Cuando los corazones conectan a ese nivel, diminuyen las cargas administrativas, las necesidades de controlar o gestionar, las luchas de egos que destruyen tan habitualmente movimientos y organizaciones sociales.

 

f. SENCILLEZ ADMINISTRATIVA

Y un último punto innovador que me inspira en cuanto al cuidado y gestión de los círculos awakin es esta tendencia que nombramos hacia una sencillez administrativa. Las sociedades innovadoras, y las ONGs y empresas punteras en innovación, hace tiempo que se dieron cuenta de la necesidad de disminuir las cargas administrativas, los trabajos laterales a la experiencia que normalmente no generan valor añadido. Es lo que llaman LEAN emocional, eficiencia energética, también a nivel grupal.

En el caso de los círculos awakin, con 4-6 personas que se impliquen en la gestión logística suele ser más que suficiente. Enviar correos, contactar con los anfitriones que quieran alojar el círculo, repartir los roles antes de cada círculo, preparar los textos etc. Estas tareas más administrativas están abiertas a que cualquier persona se una y participe cuando hay necesidad. Es verdad que, debido al limitado número de tareas tangibles, se puede generar un cierto sentido de escasez.

La respuesta de los ecosistemas de SS/ awakin a esta escasez de oportunidades de colaborar/ contribuir suele ser la confianza en las personas, la multiplicación de las oportunidades de contribución y el foco en las tareas intangibles.

  • La confianza de un@s en otr@s es importante. Las personas que se involucran más, como veíamos antes, suelen acabar haciéndose cargo de más tareas, pero al ser los procesos dinámicos, esto no implica que en el futuro otros no vayan a poder hacer esas tareas.
  • Otra respuesta de los ecosistemas altruistas es la de incubar y crear nuevas iniciativas en las que contribuir, que estén conectadas con las iniciativas previas de la red.  Es una respuesta natural al diseño de awakin el querer contribuir más, y de esas ganas de contribuir que genera la gratitud y el altruismo suelen surgir un montón de iniciativas nuevas que alimentan los ecosistemas locales altruistas que se conforman poco a poco, como veremos en el punto 4.
  • Otra respuesta habitual es el foco en las tareas intangibles. Puede que las tareas tangibles estén cubiertas, pero las tareas intangibles son abundantes, infinitas. En el cuidado de nuestro espacio interior y el cuidado de las relaciones podemos encontrar siempre una fuente de mejora e inspiración.

La carga administrativa es uno de los agujeros por los que muchos movimientos y organizaciones sociales pierden fuerza. La propuesta de awakin/ ServiceSpace es esencialmente diferente. La sabiduría experiencial de ServiceSpace apunta al tiempo en colectivo como un tiempo sagrado. ¿Cómo podemos diseñar nuestro tiempo junt@s para empoderarnos, inspirarnos y regenerarnos? ¿Cómo podemos reducir las cargas administrativas y centrarnos en nuestros procesos de aprendizaje, en nuestra transformación personal y en nuestro servicio a la sociedad? A medida que reducimos el peso de la gestión y lo administrativo, ¿cómo podemos seguir aumentando las oportunidades de contribución altruista en la sociedad?

 

4. PARTICIPACIÓN, INCUBACIÓN E INTEGRACIÓN.

Los círculos awakin son solo uno de los procesos que se han creado bajo el paraguas de ServiceSpace. Hoy en día esta platafoma de voluntariado es una amplia amalgama de más círculos, nuevos proyectos, espacios… Para entender los círculos awakin es necesario tener también una perspectiva de ese ecosistema global más amplio.

Como veremos a continuación, ServiceSpace favorece procesos internos de voluntariado que surgen bajo su paraguas (participación), y también apoya a incubar proyectos nuevos que van más allá de los valores creativos (tantra) que la conforman, pero que siguen compartiendo con ServiceSpace una intención (tatva) de servicio y contribución al bien común (incubación e integración).

PARTICIPACIÓN

Algunas de las nuevas propuestas que surgen se integran en el amplio y creciente espectro de implicación de ServiceSpace, de acuerdo a los tres valores creativos de esta plataforma de voluntariado:

ssp_ladder3

Esta visión de ‘espectro de implicación´ amplía la lente hacia una perspectiva ecosistémica, en la que hay un montón de formas diferentes de contribuir. Esa abundancia de oportunidades permite que haya espacio para los dones de todas las personas que quieran ofrecer su tiempo como voluntari@s. Aunque uno puede unirse a la plataforma a través de la web, el proceso habitual suele ser a través de la colaboración con los voluntari@s que ya llevan un tiempo colaborando en la red; de esta manera se da un proceso de transmisión lento y amable que permite una integración del contexto y de los matices del proceso creativo.

Hay cientos de ejemplos a lo largo y ancho del mundo de cómo estos sencillos círculos favorecen la incubación de diferentes alternativas de voluntariado. Basta con echar un ojo a la página de ServiceSpace para darse cuenta del vasto ecosistema altruista que iniciativas como awakin están ayudando a generar. Lo podemos ver en casos concretos como el ecosistema de India MovedbyLove.org, que implica a cientos de voluntari@s cada día, o en iniciativas online como DailyGood.org, nacidas en el terreno fértil que generan los círculos awakin. O Laddership.org, un proceso de 6 semanas que favorece el pensamiento crítico y la incubación de proyectos de generosidad. Estos proyectos totalmente gestionados por voluntari@s generan a su vez cientos de miles de ondas de generosidad en la sociedad. 

INCUBACIÓN E INTEGRACIÓN

Además de generar oportunidades de participación en las iniciativas de awakin/ServiceSpace, la red es también una incubadora de nuevas propuestas que no se suscriben necesariamente a los valores creativos de la plataforma. En una organización que no pretende situarse en el centro, es lógico que haya una tendencia incubadora de nuevas iniciativas, un movimiento constante de fuera adentro y de dentro afuera (mobiosidad). Esto ocurre también en los círculos awakin. Al ser un espacio permeable y abierto, las ideas e historias que se comparten viajan a otros espacios, y se acaban incubando iniciativas que reciben y canalizan inspiración desde estos círculos. 

Muchas de estas nuevas iniciativas se convierten en ‘medios de vida’ innovadores, a través de paradigmas como la economía social y solidaria, economía del Bien Común, Economía Noviolenta, Economía de la Dádiva etc. En líneas generales ServiceSpace lo llama ‘Emprendedores del Altruismo’. Estas iniciativas van desde un taxista en India que ofrece sus servicios sin precio, a un restaurante que sirve comidas sin la expectativa de un retorno concreto, o al ofrecimiento altruista del músico y facilitador comunitario Nimo, EmptyHandsMusic.com (por nombrar algunos).

Además, los círculos son espacios de aprendizaje y emprendizaje que favorecen ideas y cambios que las personas pueden integrar en otros espacios de su vida. Trabajo, familia, amistades… Uno de los ejemplos más inspiradores a nivel internacional es el de Birju Pandya, que después de asistir regularmente a awakin en Nueva York decidió empezar ratos de silencio antes de cada reunión en su empresa de WallStreet. Al final su empresa promovió activamente la idea y empezaron a hacer unos minutos de silencio antes de cada reunión. Más adelante acabaron promoviendo la meditación como práctica importante, e incluso los retiros largos de meditación como opción para el desarrollo holístico de los trabajadores :). Esto ha generado dinámicas de pensamiento alternativo en su empresa y oportunidades de transformación profunda en la forma de entender sus objetivos y misión. Y no solo en su empresa, también en su sector.

Hay ejemplos incontables, casi cada día, de cómo los aprendizajes de estos círculos se integran en diferentes iniciativas, empresas, Universidades… Esa r-evolución cultural hacia mayores niveles de altruismo y amabilidad ha llegado a lugares tan insospechados como la Casa Blanca, en la que se dió la participación de algunos miembros de ServiceSpace en un comité asesor de alto nivel durante el gobierno de Barack Obama. También es habitual la participación de much@s de sus voluntari@s en diferentes conferencias, charlas y eventos de cambio social por todo el mundo.

En definitiva, los círculos son generadores de opciones, de nuevos emprendimientos, de nuevas relaciones y realizaciones, de nueva cultura. A medida que los ecosistemas locales (y online) crecen, las historias y las reflexiones compartidas hacen de tejido entre los diferentes espacios que se van abriendo (tanto de participación como de incubación e integración), favoreciendo un sentimiento de contribución colectiva a la sociedad. El tejido unificador de estos ecosistemas no suele ser la gestión o la administración de los mismos, sino más bien el cuidado de las relaciones, la generación de nuevas oportunidades, el compartir de los aprendizajes, los dones y las historias. Cuantas más conexiones se den en la red a través de nuevas iniciativas, nuevos participantes, y nuevas historias, más amplitud y fortaleza ganan los ecosistemas, más resiliencia colectiva y sentido de conexión se genera. 

La experiencia de much@s participantes y amig@s de ServiceSpace es que cuando uno conecta con esa intención de contribuir altruistamente y quiere ofrecer algún proyecto o colaborar con uno previo, las oportunidades para hacerlo y el apoyo necesario aparecen (sinergia). Cuando se van sumando esas opciones a través de la sinergia y la amistad, entonces se empieza a generar un campo de altruismo que permite transformaciones sociales sistémicas cada vez más profundas. 

 

5. LA CUESTIÓN DEL LIDERAZGO.

La cuestión del liderazgo es otra de las ´patatas calientes´ del cuidado de espacios colectivos. Podemos escribir un libro sobre este tema (quizá pronto).

Una idea sobre la que estoy escribiendo es ‘4D Laddership’.

Ladder en inglés significa escalera, y es un juego de palabras que hace referencia a la idea de que el liderazgo moderno tiene más que ver con empoderar al otro y tender a la co-creación, que con las formas autoritarias y verticales del pasado que asociamos con la palabra liderazgo. Por supuesto entre ambas opciones hay todo un espectro amplio y diverso de entendimientos y prácticas. Hay muchas formas de entender el liderazgo y muchas de ellas válidas.

Aunque sea difícil encontrar e implementar el modelo perfecto, si que podemos intentar aproximarnos a un modelo/diseño recomendable para cada contexto. En ServiceSpace/awakin, el foco está siempre en el liderazgo interior. Crecer en nuestros valores es el foco esencial de este tipo de liderazgo, ´liderar con el ejemplo´, ser refugio de los valores que quieres transmitir como decía Gandhi. Esa es la base.

Si queremos hacerlo un poco más complejo me parece necesario considerar cuatro dimensiones importantes para entender la energía del liderazgo (también escribiré un artículo sobre esta propuesta pronto):

  1. La dimensión experiencial. La dimensión experiencial hace referencia a la línea de tiempo. En ciertas culturas u organizaciones esta dimensión es preponderante. La escucha a los mayores, (o a las personas con más experiencia) conforma la esencia del entendimiento del liderazgo. El peor escenario de esta dimensión es el autoritarismo.
  2. La dimensión co-creadora. Esta dimensión hace referencia a la necesidad de que todo el mundo sea partícipe. En la cultura occidental del pensamiento libre y la libertad, esta dimensión cobra gran relevancia. Que todo el mundo forme parte de las decisiones importantes es una de las propuestas de estas formas de liderazgo. Que todo el mundo se sienta escuchado, incluso si no todo el mundo puede tomar todas las decisiones. El peor escenario de esta dimensión es el asamblearismo disfuncional.
  3. La dimensión interior. Esta dimensión hace referencia a la necesidad de mantener un espacio de libertad y reflexión personal. Con las energías del liderazgo experiencial y el liderazgo co-creador, podemos limitar las innovaciones y respuestas que surgen del campo del trabajo interior personal, del mundo interior de cada persona. Es importante dar espacio para que, dentro de los lugares colectivos, las personas puedan encontrar y explorar sus propias respuestas. El individualismo consumista sería el peor escenario.
  4. La no-dimensión. Cuando intentamos dar forma a cualquier cosa con la mente, me parece importante dejar un espacio para la no-forma, para el no-método. La no-dimensión es ese espacio. Es el espacio de lo emergente, de lo no-planificado, de lo inesperado. En cualquier situación tenemos que estar preparados para responder con innovación, más allá de lo que hemos vivido hasta ahora, o de lo que consideramos posible. Peor escenario: el inmovilismo espiritual.

En los grupos y organizaciones que me inspiran (incluyendo ServiceSpace/awakin) encuentro un equilibrio entre estas cuatro dimensiones, estas cuatro fuerzas. Sin el respeto a los mayores y a las personas con más experiencia podemos cometer errores que ya se han cometido antes y que pueden perjudicar a much@s o generar trabas innecesarias en el proceso colectivo; sin una tendencia a la co-creación, podemos limitar la motivación y creatividad de las personas y de nuestro esfuerzo grupal; sin un espacio para el cambio interior, para la reflexión personal, podemos imponer ´la dictadura de la comunidad´o la ´dictadura de los mayores´, y evitar innovaciones que den respuestas válidas a las necesidades de los grupos. Y sin un lugar para la imaginación y el vacío, podemos volvernos dogmáticos y rígidos con facilidad y de nuevo frenar nuestra capacidad de transformación e innovación.

La búsqueda del equilibrio entre esas cuatro dimensiones puede dar lugar a muchas fórmulas y marcos distintos que sirvan para mantener la armonía organizacional y el desarrollo íntegro de las personas, en contextos enmarcados en la intención del Bienestar Universal.

6. ALGUNAS CONCLUSIONES Y PREGUNTAS FINALES.

Los círculos awakin son una tecnología sencilla y universal. El enfoque del cambio interior es diferenciador, en la medida en que permite situar la sabiduría de la evolución interior al mismo nivel que la necesidad de evolucionar las estructuras externas que ya no nos sirven. 

Recuerdo una conversación con Nipun Mehta en la que me dijo: ‘no hay diseño externo perfecto’; De ahí que en ServiceSpace la intención del cambio personal sea el foco de cualquier actividad, a medida que se da espacio para la búsqueda de diferentes diseños para el Bienestar Universal. En mi experiencia y en lo que observo en gran cantidad de movimientos y organizaciones sociales, esta perspectiva de la evolución interior es una gran necesidad. Ocurre que sin el foco interior que nos permite ampliar la visión de la realidad (‘yo también tengo una parte de responsabilidad con los problemas que ocurren fuera’) empecemos a crear tensiones y problemas en cualquier espacio o esfuerzo colectivo. No importa cuán bien diseñado esté un proceso o espacio, si no somos cada vez más conscientes de nuestro mundo interno, es probable que sin quererlo nos podamos convertir en boicoteadores de los movimientos y causas que amamos. Este es un problema endémico de los movimientos sociales. 

Además de ese foco en el cambio interno (bastante escaso en los movimientos y organizaciones sociales), algunos de los componentes del diseño son realmente innovadores e interesantes, como los valores creativos, la mobiosidad o el sentido de trans-organizacionalidad, herramientas y perspectivas que también pueden ser de gran utilidad en procesos colectivos de transformación.

Por último, la intención abierta de ServiceSpace/awakin es otro de los elementos diferenciadores de este movimiento. La constante actitud de abrir y generar más oportunidades de participación e incubación, así como la orientación a apoyar a otros movimientos y organizaciones, e integrar los valores en otros espacios de la vida, construye un movimiento diverso en métodos y formas, un movimiento al que une la intención de contribuir altruistamente a un mundo más solidario y amable.

¡Qué la paz prevalezca en la Tierra!

 


 

Algunas preguntas extra para la reflexión:

¿Puede el tamaño de un movimiento social cada vez más grande convertirse en un problema? ¿Cómo combinan tamaño y profundización? ¿Puede el voluntariado trascender su condición no económica y convertirse en una manera de vivir? ¿Qué diseños surgen de esta idea? ¿Qué se está incubando a nivel local en las variadas ecologías dadivosas de ServiceSpace? ¿Cuáles son algunos de los procesos más comunes que se incuban a través de awakin? ¿Qué innovaciones sociales te inspiran más a día de hoy? 

 


 

Más enlaces: