El corazón común de humanidad.

 

¡Ayer tuve la maravillosa oportunidad de visitar a una de los estudiantes de Neida en su casa! ¡Fue un maravilloso tiempo sagrado con una hermosa familia musulmana con 17 miembros! Fue increíble compartir presencia, buena conversación, comida deliciosa, historias personales, opiniones…

Durante años, tuve una sensación de separación en mi subconsciente. Debido a la violencia de unos pocos y al enfoque simplista de muchos medios de comunicación, un sentido sutil de que la comunidad musulmana era violenta y discriminatoria permaneció en mi conciencia. Durante mucho tiempo he sido consciente de eso, y ahora puedo decir que estoy casi completamente recuperado.

Ayer fue otro hermoso hito de reconexión con el corazón común siempre-presente, transcultural e intercultural de nuestra humanidad. Ahora, cada vez que me sumerjo en un contexto diferente, que podría ser un desafío para mis pre-condicionamientos subconscientes, abro mi corazón un poco más. Me pregunto: ¿cómo puedo sumergirme más profundamente en ese corazón común de humanidad, incluso en medio de las diferencias y puntos de vista opuestos? ¿Cómo puedo aprender de ell@s? ¿Cómo puedo entender de dónde vienen sus visiones y opiniones? ¿Cómo puedo hacer que se sientan bien y felices en mi presencia? ¿Cómo puedo trascender mis propias limitaciones y conectarme con esas vibraciones del corazón humano que resuenan con tod@s nosotr@s?

La hermosa familia nos regaló constantes sonrisas, una comida increíble, una hospitalidad fuera de lo común (y más en tiempos de la corona), y sus historias… No han dejado de ayudar a otros durante el período de cuarentena; han preparado cientos de kits de comida para los que lo necesitaban; “Esta es nuestra naturaleza, servir a los demás”, dicen. Les pregunté sobre su relación con otras comunidades no musulmanas y me dijeron que era armoniosa y pacífica. Compartieron cómo han sentido la discriminación que les llega desde algunos políticos, desde los medios de comunicación o incluso a veces desde otras comunidades, mientras reflexionaban cómo esperan que: “ojalá tod@s pudieran conocernos y ver cómo en realidad somos personas normales”. Simplemente una familia increíble, “normal”.

Salimos de su casa llenos de amor y gratitud por esta hermosa familia. Sí, podemos tener diferentes visiones del mundo, diferentes opiniones, diferentes prácticas, pero podemos encontrarnos en un espacio de respeto mutuo y aceptación de la diversidad, podemos aprender unos de otros, seguir creciendo, seguir encontrando nuevos horizontes junt@s, con nuestro corazón común de humanidad.

En el contexto adecuado, creo que siempre habrá mucho más que nos una, que aquello que nos separa. ¡Creemos más contextos de amor y reunión en la diversidad y el respeto mutuo! 🙂

 

IMG_20200210_145215

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s